El día del fuego nuevo dio vida a la Fanesca

Home  >>  Fanesca  >>  El día del fuego nuevo dio vida a la Fanesca

El día del fuego nuevo dio vida a la Fanesca


Cuando el feriado de carnaval termina, hay quienes dicen con ilusión, ¨solo faltan 40 días para la fanesca¨. Y es que este potaje que se prepara en Ecuador durante la Semana Santa, forma parte de nuestra identidad.

Su origen se remonta a la etapa prehispánica cuando los indígenas, con motivo del solsticio del mes de marzo, celebraban el Mushuc Nina (día del fuego nuevo). Para esta festividad cocinaban los granos tiernos con calabazas, ésta después vendría a ser conocida como Uchucuta, y daba comienzo a los festejos del Pawcar Raymi. Se cree que esta preparación era acompa- ñada con carne de cuy.

En la colonia y con la evangelización, el ritual de Semana Santa -donde la doctrina católica conmemora la Muerte, Pasión y Resurrección de Jesucristo- se combinó con los rituales indígenas. El potaje de granos tiernos, gracias al aporte de los conquistadores, incluyó lácteos y pescado, teniendo este último que ser usado salado y secado, pues las ´grandes´ distancias de aquella época no permitían contar con pescado fresco.

En Ecuador no existe una receta única, el concepto se mantiene, mas algunos ingredientes y la elaboración varían. La referencia más antigua de una receta data de 1882, en el libro “Método Compendioso para trinchar y servir bien una mesa”, de Juan Pablo Sáenz. Al recorrer el país se pueden encontrar variantes como por ejemplo en Azuay reemplazan el maní por la pepa de zambo tostada, achogchas y mote; mientras que en Loja, la papa está presente.

En la Costa se usa mariscos, cilantro, palmito y leche de coco. Cada fanesca tiene su propia historia e identidad, sin embargo los ingredientes principales son: fréjol, habas, choclo, chocho, arveja, arroz, maní, col, zapallo, zambo y por supuesto el bacalao seco.

Comments are closed.